domingo, 5 de abril de 2009

5. Remordimientos

Bueno ya que estoy de vacaciones, voy a aprovechar y sigo con la historia ésta... (ya se me han olvidado las cosas: ¿cómo iba?, ¿qué estaba pasando? xD)

Lo que si esta claro es que gana la opción "a)" que viene a ser, decirle sin pelos en la lengua a Sophie, que ha sido solo un polvo.

Al lío.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

10:25 a.m.

"Vaya... ésta situación es peor que la de anoche antes de follar" Pienso. Y es que no se qué decirle, después de haberme comportado como un animal en celo, que la ha utilizado solo para desahogar sus testículos.

Putos remordimientos.

No la puedo engañar... debo decírselo aunque su reacción la aleje de nuestra amistad. Pero joder... ¿cómo? Si fíjate, con la cara que me mira; sonriente, satisfecha, feliz... de absoluta ignorancia.

Tiene los pechos a la vista... aun me desconcentro más.

Intento abrir la boca, pero sola se me cierra...

"Bueno, supongo que habrá que levantarse..." Dice mientras se estira en la cama.
"¿Esto...?"
Shh!, no digas nada y quédate aquí quietecito... te voy a preparar el desayuno ¡ji, ji!"

Se levanta de la cama, completamente desnuda, y se dirige a la cocina entre comillas, y digo ésto porque esta al fondo separada únicamente de lo demás, por una encimera. Me lanza miradas pervertidas, como diciendo "veras el polvazo que nos vamos a meter ahora, otra vez"

Me llevo las manos a la cabeza y me desespero. De un salto me levanto de la cama. También ando desnudo.

El loft esta bastante iluminado, los grandes ventanales dejan entrar los rayos de un tremendo sol, y la posible, y furtiva mirada, de algún vecino para vernos en pelotas.

"Bueno... Sophie..."
"¡Eh! Te he dicho que te esperes" Me saca la lengua.
Sophie!" Levanto la voz "Perdona, pero es que si no te lo digo reviento"

Su cara cambia completamente. Me desespero aun más...

"Vamos suéltalo ya"
"Bueno, pues... que me lo he pasado muy bien... eres fantástica -madre mía lo que haces con esa lengua-, pero bueno... solo quería decirte que te sigo viendo como mi mejor amiga... vamos que a sido solo un..."
"...polvo" Termina ella.
"Si, así es... me siento como un completo gilipollas... tal vez con mi comportamiento anoche... pues te halla hecho pensar otras cosas..., y la verdad, no quisiera mentirte..."

Su mirada se pierde detrás de mí, queda absorta en pensamientos.

"...Tranquilo... yo tampoco he sentido nada..., ahora si me disculpas tengo que ir al servicio"

Deja de exprimir una naranja, así de repente, y como un zombie, se mete en el cuarto de baño...
Al poco rato, envuelto en silencio, entiendo que esa ha sido su manera de decirme "vete, desaparece de aquí, estúpido, cabrón e hijo de puta"

Me pongo la ropa y me marcho, pienso en qué pasará ahora entre nosotros...

Pasan los días. Sophie me evita. No he podido terciar palabra con ella desde el polvo. No quedamos, ni salimos, ni hablamos como antes... Solo pienso en un inverosímil "ya se le pasará". Lo malo es que comienzo a darme cuenta, que ella era un gran apoyo para mí. Mi confidente. Ahora me siento solo, rodeado de una embaucadora soledad. Comienzo a pensar que la he traicionado, que he jugando con ella... Me avergüenzo.

La necesito, me importa mucho más de lo que imaginaba. Sin embargo sigo convencido de que no puedo darle lo que me pide...

Por el momento será mejor dejar las cosas como están... me siento demasiado culpable.

Pronto me vuelvo a sumir en la miseria, de vuelta al comienzo. Me vuelvo a sentir una mierda. El trabajo no logra rescatarme. Ninguno de los demás llena el vacío que había conseguido llenar Sophie. La echo de menos.

No debí aprovecharme de la situación. Tenía claro que ella estaba interesada en mí, tenía claro que no la quería, tenía claro que le iba a hacer daño, ¿por qué no reflexioné todo ésto antes de metérsela? Me doy asco, tan bajo he caído por unos instantes de placer...

No puedo ni mirarme al espejo...

Estoy en mi piso, me animo a tirar la basura, es tarde.

Parezco un sonámbulo por el pasillo. Veo, de refilón, que la puerta del ascensor esta abierta y comienza a cerrarse. Corro, meto la mano entre ellas y consigo abrirlas de nuevo.

¡Lo único que me faltaba! Mi vecina macizorra, estaba en el interior del ascensor, vestía un ceñido vestido e iba bastante maquillada. Supongo que salía de fiesta. Yo estoy en pijamas, con un albornoz de carroza, con cara de no dormir mucho y con una bolsa de mierda.

Me da vergüenza no entrar y ya no podía disimular e irme.

Entro diciendo un insonoro "Hola" que se queda en un simple movimiento de labios. No soy capaz de mirarla. Me pongo en un extremo del ascensor, mientras ella está en el otro.

Las puertas se cierran lentamente. Luego noto como el ascensor se pone en marcha. Me siento bastante incómodo. No se qué hacer, ni qué pensar, ni nada. La miro de reojo, pero no logro, o más bien, no me atrevo a mirarle la cara. Miro al suelo del ascensor. Un desafortunado chicle a sido abandonado en él, esta sucio y estripado, con evidencias de su cruel asesino; un zapato probablemente deportivo, con suela plana.

Me aclaro la garganta, oigo su respiración y el movimiento de su vestido cuando cambia de postura. Por un momento me parece intuir que va a decirme algo, sin embargo, el ascensor tiembla y se para. La puertas se abren. Ella sale perseguida por el sonido de sus tacones al andar. Yo me quedo dentro del ascensor...

Ha sido el viaje en ascensor más largo de mi vida, y eso que vivimos en el primer piso...

Tiro la basura, ya más aliviado.

Es tarde ya... estoy viendo el televisor, un concurso de esos patéticos y amañados en los que se supone que te dan mucho dinero. Los ojos me escuecen, me quito las gafas y me los refriego. El sonido de mi móvil rompe la monotonía.

Miro quien es antes de descolgar... ¡MI EX!

No tengo ganas de sus tonterías, no quiero volver a saber nada de ella... ¿qué coño quiere? ¿por qué insiste en saber de mí? Tal vez, el otro cabron la halla dejado y quiere que yo la reciba con los brazos abiertos... Sin embargo, me come la curiosidad, sigo sintiendo amor por ella... pero no puedo dejar que se aproveche de eso...

¿QUE ES LO SIGUIENTE QUE HAGO?

a) Coger el teléfono y ver que quiere.

b) Ignorarla de nuevo, no coger el teléfono.

9 comentarios:

Ánima-en-Fuga dijo...

Blogger Ánima-en-Fuga dijo...

si quisieras empezar de nuevo... empezarías de nuevo xD


Además lo bueno es el "efecto memoria" que tenemos, como las baterías... que te avisa de cuando vas a caer dos veces en el mismo error, pero no te ayuda a evitarlo xD


PD: tengo que sacar un ratico para leer esto ^^

** Iria Kibou ** dijo...

Mmmm, a ver, me planteo dos cuestiones, segun la personalidad del personaje (clara mente basada en ti) su reacción seria no coger el teléfono, no obstante, creo que siempre es mejor enfrentarse a los miedos que huir y no acabar nunca con las situacione sde incertidumbre, asi que, basandome en ese razonamiento ( y que se de sobra que quieres que elijamos esta opcion) elojo la opción A: coge rel teléfono y ver qué quiere.

Hala, ahí va mi voto ^_^

Un besote so wapeton MUUUUUAK

IRENE

P.D: Hoy estoy genial, me encuentro casi recuperada ^^

Coneco dijo...

mmmm... a mi me mataría la curiosidad, no podía soportar no saber que quiere, pero bueno, es un hombre dolido.... aun asi el telefono es mas inofencivo que un encuentro cara a cara.... Asi que la A, que atienda nomas...ademas, si no atiende es como que la trama pierde fuerzas...jeejjeje

saludos elias, y que descanses en estas mini vacaciones!!

Kiüs dijo...

Como bien dice Irene, la opción lógica que escogería el personaje gafudo sería la b), colgar; sin embargo, ahora está deprimido, hundido como al principio del relato, en definitiva, débil, por lo que es más probable la opción a).

Dentro de la historia, tiene sentido: cuando se la encontró en su casa, aunque estaba con su actitud negativa(cosa normal en él), estaba con un trabajo nuevo y nuevas amistades "en crescendo", por lo que, aun deseando con toda el alma hablar con ella, no estaba dispuesto a pasar el rato con alguien que le había hecho tanto daño y sacó fuerzas para echar a esa furcia de su casa xD Ahora, débil y casi sin esperanzas(y, como dice Coneco, porque una charla por teléfono es bastante menos duro que un encuentro cara a cara), no tiene más remedio que coger el teléfono, su amor, aunque dolido, le hace ceder.

¡Qué bonito me queda todo! xDDD

Por cierto, el mierdalcarlos y el mierdalguille te podrán confirmar que me ha molado bastante eso de "Putos remordimientos..." xDD Yo también los odio, los sentimientos me parecen uno de los puntos débiles más graves del ser humano...

Buano, a todo esto, mi respuesta es la a) Coger el teléfono y ver qué quiere, que, aunque sea evidente que elijo eso, hace falta decirlo y ya se me olvidaba xDDDDDDD

Piérdete! xDD (que insulto más pocho xD)

Kiüs dijo...

Ya ves, soy una caja de sorpresas xD

Vete a freir monos a Gibraltar(qué tal este? xDDD)

Quini dijo...

opcion a, coge la opcion a, es mejor enfrentarse a ello

Kiüs dijo...

Pues que te mee un rato el peluca encima xDDD

Kiüs dijo...

Mmmm...sí, podría empezar mi dominación del mundo por un mísero estudiante de Bellas Artes, ¿por qué no? Con esa expresión te tengo cogido por los huevos xDDD

Ánima-en-Fuga dijo...

Hoy me siento incapaz de hacerte un comentario decente... (además me has tocado porque eso es lo que siento yo ahora mismo... aunque de aquí a diez minutos se me pasará) Así que me limitaré a decirte: B-> has escarmentado y pasas de volver a liarla.